No puede realizar pedidos desde su país. United States

  • Web segura con certificación SSL

    Web segura con certificación SSL
  • Pago seguro PayPal

    Pago seguro PayPal
Blog navigation

Últimas publicaciones

El sonido en el espacio

39 Puntos de vista 0 Me gusta

Si preguntáramos a cualquier persona con un conocimiento medio que nos describiese el espacio, seguramente mentaría 3 rasgos: está obscuro, frío y vacío. Realmente, las 2 primeras propiedades son consecuencia de la tercera. Si bien hay mucha luz circulando por el espacio, la prácticamente ausencia de moléculas de gas en su trayectoria da como resultado un fondo negro. Y puesto que el calor son moléculas en vibración, la sensación térmica en la práctica es de un frío intenso.

Otra consecuencia del vacío es que el espacio es asimismo sigiloso. Como afirmaba la tagline de la película Alíen, "en el espacio absolutamente nadie puede escuchar tus chillidos". Y no obstante, y salvando contadas salvedades como dos mil uno, Una aventura del espacio, la mayor parte de las producciones cinematográficas ambientadas en el espacio están atestadas de ruidos de explotes, zumbidos de naves que pasan y esos absurdos “¡fiu, fiu!” de los disparos con armas láser.

Naturalmente, se trata de una licencia cinematográfica: difícilmente los espectadores gozarían de una batalla espacial en completo silencio, por muy realista que fuera. Lo más probable es que alguno gritara aquello que de forma frecuente se escuchaba en el pasado en los cines cuando el sonido fallaba.

La razón del silencio espacial es que las ondas precisan un medio para extenderse. A lo largo de siglos, los científicos postulaban que el espacio debía estar relleno de un medio al que llamaban éter, el que dejaría la propagación de la luz. Mas el éter no existe; las ondas electromagnéticas pueden trasmitirse por el vacío merced a que llevan una partícula asociada, el fotón, y este no requiere un sustrato sobre el que viajar.

Un caso diferente es el de las ondas mecánicas como el sonido, cuya transmisión depende de los empujones que las moléculas se propinan unas a otras hasta llegar a la piel de tambor de nuestro oído, el tímpano. La onda se extiende por compresión del aire; el número de estas oscilaciones de presión por segundo define la frecuencia en hercios, al tiempo que la distancia entre los picos de estas oscilaciones determina la longitud de la onda. El sonido en el espacio

A fin de que una onda se extienda, la distancia entre las moléculas ha de ser menor que la longitud de onda. Cuanto menos espeso es el medio, mayor ha de ser la longitud de onda a fin de que el sonido se extienda, y en consecuencia la frecuencia se reduce. Bajo unos veinte hercios, el sonido es demasiado grave a fin de que los humanos podamos escucharlo; lo llamamos infrasonido.

En el espacio no hay moléculas y por consiguiente cualquier posible sonido muere sin poder trasmitirse a parte alguna. ¿O bien no? Realmente la idea del vacío absoluto no es precisamente cierta.


En el espacio existe materia desperdigada, sobre todo en forma de gas y polvo. Para nuestra galaxia, acostumbra a manejarse una cantidad estándar de densidad de un átomo por centímetro cúbico. Lo que es demasiado bajo para trasmitir ningún sonido.

Claro que esto no tiene por qué razón ser siempre y en toda circunstancia de este modo, hay 2 posibles excepciones:

Una forma de trasmitir sonido en el espacio sería darle un medio a través del que pudiese extenderse.

Y asimismo pueden existir zonas con mayor densidad de gas en las que lleguen a trasmitirse algunos sonidos con enormes longitudes de onda y frecuencias muy bajas.

¿Podrías referir un renombrado ejemplo cinematográfico en el que sucede lo primero? ¿Y un no tan conocido caso real de lo segundo?

Escribe y explica las dos contestaciones. El plazo para contestar a este reto concluye el último día de la semana dos de octubre a las 12:00 (hora peninsular de España).


Contestaciones correctas:

El directivo de la película Gravity, Alfonso Cuarón, deseó retratar las condiciones del espacio con la mayor lealtad posible, incluyendo el silencio. Mas limitar la banda sonora de la cinta únicamente a la voz y la respiración de Sandra Bullock tal vez habría resultado demasiado monótono para el espectador. Conque los responsables del sonido recurrieron a una ocurrente solución a fin de que pudiesen escucharse asimismo ruidos ambientales.

El sonido no solo se transmite por medios gaseosos, sino más bien asimismo sólidos o bien líquidos. En verdad, 2 astronautas pueden comunicarse sin precisar radio, juntando los visores de sus cascos a fin de que estos transmitan la vibración de sus voces.

De igual modo, Sandra Bullock –y con ella los espectadores– puede oír sonidos exteriores cuando toca la superficie o bien objeto que los genera. ¿Quién no ha fabricado jamás un teléfono con 2 vasos de yogur y una cuerda? Se trata del mismo principio.

El telescopio espacial de rayos X Chandra de la NASA advirtió un sonido emitido por un orificio negro supermasivo que se transmite por medio de su ambiente local, el cúmulo galáctico de Perseo, a doscientos cincuenta millones de años luz de la Tierra.

Naturalmente, ni Chandra puede oír, ni el sonido llega hasta nosotros. Mas observando por rayos X un patrón de anillos en el gas de Perseo que rodea el orificio negro, los científicos interpretaron que los chorros de material disparados desde la ribera del objeto a enormes velocidades generan un sonido capaz de extenderse a través del fino gas que envuelve Perseo, hasta una distancia de centenares de miles de años luz.
Publicado en: Electrónica general

Deja un comentario