Tipos de amplificadores

Actualmente en el mercado hay muchos tipos de amplificadores para todos los gustos, precios y necesidades.

Podemos encontrar en el mercado multitud de amplificadores desde apenas 50 euros hasta más de 5.000 euros.

Qué es un amplificador

Un amplificador de audio es un dispositivo electrónico que aumenta la amplitud e intensidad de un sonido emitido por un emisor de sonido.

Aumenta la intensidad de una corriente eléctrica que llega a él, es muy importante saber que no es el productor del sonido, solo lo replica a una mayor amplitud.

Existen varios tipos de amplificadores y funcionan mediante una serie de circuitos electrónicos que aumentan las señales de audio recibidas.

Se encargan de generar la potencia necesaria para que los impulsos eléctricos sean devueltos a los altavoces y se propaguen desde ellos a una mayor potencia.

La función de los amplificadores no es solo amplificar un sonido determinado, sino que también pueden usarse como elemento centralizador de un equipo de música.

Pueden unir distintos altavoces, de techo y de muro por ejemplo, y que se escuchen con más intensidad de manera simultánea. 

Tipos de amplificadores

Clases de amplificadores

La división de los amplificadores se puede hacer en base a los elementos físicos y eléctricos que utilizan para amplificar el sonido.

Podemos distinguir los siguientes tipos de amplificadores:

Amplificadores de válvulas

Es el sistema de amplificadores más antiguo, pero ha perdurado en el tiempo gracias a su eficacia.

Este amplificador es el más utilizado en instrumentos y en audio profesional de estudios de grabación.

El amplificador de válvula es un sistema de sonido lineal que utiliza un simple circuito de válvulas que no perturba el sonido original, tanto el analógico como el digital.

Hablando de sonido digital, el circuito de los amplificadores de válvula es capaz de lograr un rendimiento mucho mayor que el que es capaz de percibir el oído humano.

Amplificadores de válvulas de clase A

Son probablemente los amplificadores más caros, pero también los de mayor calidad.

Las señales enviadas son las más limpias (la distorsión del sonido es mínima), pero también implican un despilfarro enorme de corriente.

Los amplificadores de válvula clase A requieren de muchas señales para lograr 50W, de las cuales muchas se pierden.

Los amplificadores de este tipo integran un sistema de dos transmisores de salida vinculados a la configuración push-pull.

Este aumento de la intensidad siempre consume corriente porque generan un número de señales superiores a las que se consumirán.

Amplificadores de transistores

En lugar de utilizar válvulas, el funcionamiento de estos amplificadores se basa en un sistema de gas y líquido.

Este sistema hace que la conexión de entrada y salida sea mayor, pero se logra una menor impedancia.

Los expertos en este campo saben cómo solucionar este último problema, es tan fácil como acoplar un sistema JFET (dispositivo electrónico que actúa como interruptor y controla el flujo de entrada y salida de los amplificadores sin perder calidad de sonido).

Amplificadores de transistores de clase AB

Este es el tipo de amplificadores que dominan el mercado, esto se debe a su gran calidad de sonido.

Su funcionamiento requiere un menor flujo de corriente, además son más pequeños, ligeros y baratos.

Los amplificadores de transistores de clase AB son menos sensibles a la temperatura, además como su consumo eléctrico será menos, la temperatura máxima que alcanza el dispositivo en funcionamiento también será menor.

Estos amplificadores tienen un flujo de corriente de entrada y salida libre que rompe la linealidad de otros modelos. De esta forma, se corrige la distorsión que provoca en el sonido.

Amplificadores de transistores de clase D

Es común en instrumentos como guitarras o bajos, aunque se está intentando ampliar a otros más.

Estos amplificadores son incluso más pequeños y eficientes que los anteriores, por eso es tan cómodo para según que instrumentos.

Su funcionamiento se basa en el uso de un circuito conmutado con un filtro que reduce el ruido al máximo, luego se amplifica a alta frecuencia.

No causa pérdida de potencia, pero los agudos se van a trastocar ligeramente. La disipación de temperatura es muy buena, su bajo consumo también ayuda a ello.

¿Cómo saber qué amplificador es compatible?

Esto es mucho más sencillo de lo que parece.

Tan solo hay que conseguir los datos de potencia o impedancia de la fuente de sonido por la que pasará el amplificador.

En el caso de un altavoz, estos datos suelen estar en el folleto que vendrá en la caja, también en las fichas de descripción en Internet.

El amplificador más adecuado será uno que tenga una potencia de 125% mayor del de la fuente de sonido.

Por ejemplo, haciendo cálculos, si el dispositivo tiene 100 watts de 8 Ohms hay que buscar un amplificador que tenga 125 watts de 8 Ohms.

La carga de Ohms será la potencia total del amplificador.

Es importante saber que no todos los altavoces pueden soportar una potencia más alta de la indicada, muchos se dañarán con el uso y distorsionarán el sonido.

En este caso no por tener mayor potencia e impedancia será mejor el amplificador.

Cómo conectar un amplificador

¿Cómo conectar un amplificador a los altavoces?

El amplificador será el corazón del equipo se sonido, puede estar conectado a unos altavoces directamente, y en un segundo plano un reproductor de CD, un tocadiscos, o incluso a un ordenador comprando el adaptador de cables necesario.

El dispositivo al que esté conectado no hace que el sistema de vinculación sea más fácil o difícil.

En el caso de unos altavoces, conecta el amplificador a una fuente de corriente.

Cada altavoz indicará una L y R (izquierda y derecha), cada uno tiene una entrada con un – y + (negativo y positivo).

Ahora conecta un par de cables de amplificador a la izquierda y haz que coincida el negativo con el negativo y el positivo con el positivo, haz lo mismo con el altavoz derecho.

El amplificador ya estaría conectado, pero si quieres que el sonido se escuche desde un reproductor de CD, por ejemplo.

Primero, coge el cable RCA que vendrá en la caja del amplificador y conéctalo en la entrada del amplificador (normalmente lo indican los fabricantes como “CD” o “aux”).

Luego sigue las marcas que verás en los cables y vuelve a conectar positivo con positivo y negativo con negativo.

Estas conexiones valdrían para todos los tipos de amplificadores existentes, ya que son conexiones básicas e intuitivas.

Para otros tipos de amplificadores de gama alta o bien para montar equipos más sofisticados, las conexiones serian más completas o difíciles por lo general.